Reseña: La tentación de un duque, de Jillian Hunter

24 abril 2014

La tentación de un duque (A duke’s temptation)
de Jillian Hunter
1/3 - The Bridal Pleasures
Romance histórico
Titania (Ediciones Urano) / febrero 2014
★★★★
Samuel Charles Aubrey St. Aldwyn, duque de Gravenhurst, es un conocido seductor y defensor de causas perdidas. Lo que nadie jamás imaginaría es que también se esconde tras un seudónimo para escribir una popular serie de novelas acusadas de corromper la moral pública. Entre sus fervientes lectoras se encuentra la señorita Lily Boscastle, una dama que, a pesar de su noble cuna, también se ha visto en problemas con la alta sociedad. Cuando su compromiso con otro hombre se cancela de manera escandalosa, Lily se ve obligada a buscar empleo, y termina siendo ama de llaves del propio Gravenhurst. A pesar de sus afamadas dotes de seductor, el duque no puede evitar quedar obnubilado por la aguda inteligencia y la natural sensualidad de Lily. Lo que ella no sabe es que el duque oculta un secreto terrible, encarnado en unos fantasmas del pasado que pueden poner en peligro tanto sus vidas como la pasión que crece entre los dos. Primera entrega de la serie Bridal Pleasures. Un héroe pecaminoso con un secreto y una heroína obsesionada por los libros.
He aquí mi primera cata de la pluma de Jillian Hunter y he de decir que me ha sorprendido gratamente. Combina el romance con grandes dosis de humor, pasión, mucha tensión sexual entre los protagonistas y un ápice de misterio, y lo entremezcla todo con un estilo sencillo y fresco.

Entre las líneas de La tentación de un duque nos encontramos con Lily Boscastle, quien está felizmente prometida y por ello muy ilusionada. Dentro de poco se casará y su vida será perfecta así como la ha planeado; sencilla y tranquila. Sin embargo, esto último que tanto desea se queda solo en un sueño al verse Lily obligada a cancelar su boda y dejar así destruida su reputación por un escándalo. Ahora, sola y sin medios con los que echar hacía adelante su futuro, decide buscar empleo. De esta manera encontrará trabajo como ama de llaves del duque de Gravenhurts.

Lily conoció a Samuel, el pícaro duque de Gravenhurts, en un baile de disfraces. La atracción fue mutua e instantánea, pero Lily ha sabido resistirla. Y ahora que trabaja para él le cuesta muchísimo seguir resistiéndose, pero ante todo Lily tiene escrúpulos y es ética por lo que dará lo mejor de sí evitando caer en la tentación…

 La tentación de un duque, aunque lejos de ser un libro memorable, lo he disfrutado y podéis estar seguros que entretiene y deja un buen sabor de boca. La trama en general es sencilla, sin embargo el hecho de que nuestro protagonista sea un enamorado de las letras, es decir; escritor, y un soñador muy enamoradizo y sensible, atrae. O por lo menos a mí me ha atraído encontrarme con algo nuevo, con un protagonista masculino que se sale de lo normal. Lily por su parte también le da a la historia ese toque minúsculo de originalidad y es que, es una noble venida a menos. Muy a menos. Y esto no es algo que se dé mucho en la romántica histórica.

En definitiva, una novela bonita, divertida, fácil de leer y ágil puesto que sus capítulos son ciertamente breves. La lectura perfecta para un fin de semana caluroso en el que se os antoje algo fresquito. 

3 comentarios:

  1. Lo tengo pendiente. Yo leí a esta autora hace muchísimos años cuando comenzó a publicarse, luego se olvidaron de ella.Por lo que comentas es la lectura perfecta para estos días en los que, al menos yo, me apetece una lectura sencilla.

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Hola, me ha pasado como a ti, no es un boom de libro, pero es entretenido.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Hola guapa :)
    Opino como tú, no es un libro de los mejores del género pero lo cierto que es distinto y tiene un personaje masculino que destaca. Me ha encantado la imagen que has hecho para la reseña
    Besos

    ResponderEliminar