Reseña: Esclava del deseo, de Johanna Lindsey

13 enero 2015

★★
+ Titulo original: Prisoner of my desire
+ Autoconclusivo
Gilbert ha cometido un error al atacar a su vecino, Fulkhurst, y ahora este le ataca con saña. Su única oportunidad para recuperar las posesiones perdidas es obligar a su hermanastra, Rowena, a casarse con el anciano Lord Godwine de Lyons para que este le ceda sus tropas. Pero él muere antes de consumar el matrimonio, y es urgente para Gilbert que se conciba un heredero, antes de que se descubra lo sucedido. Con ese objetivo secuestran a un viajero cuyo único delito es ser rubio y con los ojos grises como Godwyne. Atado con cadenas a la cama y amordazado, Warrick sucumbe a la seducción de Rowena, pero un odio inmenso le corroe sabiendo que el objetivo es quitarle el hijo que el siempre soñó tener. Tres días después Rowena le facilita la huida, pero él esta decidido a regresar. El castillo es atacado, Gilbert huye y Rowena cae prisionera. Grande es su sorpresa al descubrir que Fulkhurst es el mismo hombre a quien violó. Y ahora ella es su objeto de venganza, convertida en criada y atada a la cama a la espera de tres días de pasión.
Rowena Belleme se ve obligada por su hermanastro a contraer matrimonio con un adinerado Lord que está más cerca de la tumba que de otro lado, y que bien podría ser su abuelo. Sin embargo éste fallece en la mismísima noche de bodas, de forma fulminante y repentina. Pero aun así, para Rowena esto no significa libertad... Su hermanastro la obliga entonces a quedarse embarazada de un hombre desconocido, el cual ha sido secuestrado del pueblo expresamente para ese menester y hasta que ella no quede en cinta, estará maniatado en una cama, escondido de todos los habitantes del castillo. El elegido posee más o menos el mismo tono rubio en el pelo que una vez tuvo el recientemente fallecido Lord, por lo que así, con el tiempo, no habrá habladurías... Y es que su hermanastro cree tenerlo todo bajo control para poder conseguir todavía la deseada herencia del viejo.
Warrick de Chaville es ese hombre. Está en el pueblo con sus hombres para encontrarse con su prometida, pero cuando es capturado ninguno de estos se dan cuenta. Al despertar, Warrick se ve encadenado a una cama, en una habitación sin apenas muebles. Cuando aparece Rowena y a pesar de su conducta inocente, dulce y aunque se preocupe por él continuamente, él solo ve que lo están violando. No habrá momento en que Warrick no piense en vengarse; de ella y de todos los que viven en ese castillo y pueblo. Sin embargo, pasados tres días, Rowena decide dejarlo escapar aprovechando que su hermanastro no está presente. Y así, días después, un famoso y temido Lord vendrá a sitiar el lugar, para cumplir su deseo de venganza...

Johanna Lindsey es una de esas autoras que toda buena amante de la romántica histórica ha debido o debe catar alguna vez en su vida (¡es una autora must!). Algunos de sus libros (tales como Tierna fue la tormenta, Corazón indómito, Tempestad salvaje, Ángel, entre otros) los recuerdo con mucho cariño porque, más allá de haberlos adorado de principio a fin, fueron de mis primeras lecturas del género. No se puede negar que Johanna es una de mis autoras favoritas por excelencia. Leer algo suyo es siempre una aventura y un placer inmenso. Sus historias son apasionantes, con todos los ingredientes necesarios para que tomen ese camino directo a mi corazón; historias con protagonistas especiales, bien definidos, que atraen desde un primer momento y en definitiva, inolvidables. Esclava del deseo es uno de sus títulos autoconclusivos, publicado originalmente en 1991 y, aunque no es ni mucho menos de sus primeras obras ni publicaciones, podríamos calificarlo como clásico por razones evidentes. Como dato curioso os diré que Johanna ya tenía una buena trayectoria como escritora (casi 20 libros escritos antes del susodicho) cuando Esclava del deseo fue publicado.

Esclava del deseo es un libro que llevaba algo así como tres años en mi estantería, edición pequeña de los coleccionables de RBA. Me lo regalaron junto con otro título de la autora (Había una vez una princesa), el cual leí por aquella época. Ya que el periodo en el que está basado este libro no es de mis favoritos, la época medieval, lo postergué. Y señores, me estaba perdiendo una historia preciosísima, que me dejaría maravillada y que devoraría. No hagáis lo mismo que yo, no lo dejéis para otro momento si lo tenéis.
Lo cierto es que la narrativa de la autora en esta ocasión puede parecer más densa que en cualquier otra de sus novelas (pero igual de maravillosa). Esto no quiere decir que el ritmo no sea agradable para el lector, solo que no nos encontramos con demasiados diálogos ni florituras, y es que sencillamente no es necesario. Diálogos, sí, los justos, pero intensos e ingeniosos. En definitiva es que el estilo de la autora es así: intenso, adictivo, absorbente. Cuida cada detalle y eso es algo notable.

Rowena y Warrick son explosivos, juntos y por separado. Rowena me ha parecido muy fuerte, tenaz y decidida para la época en la que vive, pero me ha encantado su personalidad (las protas débiles no me gustan, me ponen de los nervios de hecho). Por ejemplo, referente a las escenas hots, el acto sexual, -siendo ella lo que es, una dama-, que no se arrepienta al momento, que no le dé esa vergüenza o recato que podemos encontrar en otra protagonista de cualquier ambientación pero más en la histórica, le ha sumado muchos puntos. Así me gusta, que sea decidida independientemente de lo dicho anteriormente, que no se arrepienta de lo hecho, sin sustos o temores por el qué dirán, que no esté todo el rato "quiero pero no". Una protagonista femenina así para mí es amor absoluto. Por otra lado, Warrick sigue en la línea de los hombretones fuertes, sexys y adorables a los que Johanna nos tiene acostumbradas. A él sí que lo veo más hecho a su época. Testarudo, duro, de ideas fijas, pero al final ya se sabe, adorable y tierno.
Esclava del deseo ha sido como conclusión una gran lectura. Una historia de amor repleta de aventuras, malentendidos, mentiras, rencor, pasión... Todos esos ingredientes que la hace perfecta para lectoras como yo. Que no te eche para atrás el título o portada, que ya sabéis lo que se suele decir: la belleza reside en el interior.

16 comentarios:

  1. Hola Bella! Tendré en cuenta tu opinión sobre este libro y si tengo oportunidad de leerlo, no lo dudaré ;)

    Besos de colores!

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Hola!!
    Tiene muy buena pinta, adoro a Johanna Lindsey pero hay un montón de libros suyos que tengo pendientes por leer, madre mía creo que necesitaré 3 vidas para leer todo lo que quiero =D

    ღBesinosღ

    ResponderEliminar
  3. No soy mucho de leer este tipo de novela romántica, pero siempre he tenido curiosidad, así que me apunto el título, a ver si me gusta!!

    Besos!!

    ResponderEliminar
  4. Pues quizás le de una oportunidad más adelante ^^ gracias <3

    ResponderEliminar
  5. Hola, solo lei un libro de esta autora y tengo pendiente otro en mis estanterias.
    Me gusto mucho su estilo asi que planeo leer mas de ella en un futuro.

    te sigo y te invito a mi blog.

    saludos

    ResponderEliminar
  6. Lo medieval tampoco es lo mío y miedito me da volver a leer algo de esta mujer, creo que es de esas autoras clásicas cuyas obras no han envejecido bien, quizás estoy equivocada, así que me lo replantearé

    Unbesote

    ResponderEliminar
  7. No me llama mucho la atención este libro :S No sé quizá es porque ya tengo tantos que leo más reseñas y me mareo... pero quizá le de una oportunidad de aquí un tiempo :D
    Nos leemos, un besi <3

    ResponderEliminar
  8. Concuerdo totalmente contigo. Esclava del deseo es una de las novelas de la Lindsey que más he disfrutado leer y que aun disfruto de ella a pesar de estar escrita en los noventa (creo que es de 1992 o 93). Contiene todos los ingredientes de una novela romántica que la hace especial. Para mí, las historias de esta escritora siempre han gozado de un erotismo sutil. De esa misma época es “La mujer del guerrero” que estaba catalogada por entonces ya no como novela romántica erótica, sino directamente como pornográfica. En vista de lo que se lee hoy, ahora aquello me arranca una sonrisa.

    ResponderEliminar
  9. Qué pocas veces decepciona la Lindsey. Gracias a ti tengo muchas ganas de leerlo, a ver si le encuentro prontito un hueco!!
    Besotes!

    ResponderEliminar
  10. A mi también me encanta Lindsey, me lo apunto porque me parece que tiene muy buena pinta, parece bastante original la historia.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  11. AL principio no sabía si había leído o no el libro, son ya muchos años y demasiadas novelas, pero en cuanto he leído la sinopsis he caído de inmediato. ¡Qué buena historia!
    Johanna es de lectura obligada, tienes toda la razón. Justo ayer terminé un libro suyo, La magia de tu ser.

    Un beso

    ResponderEliminar
  12. Me encanta esta autora! Tengo decenas de libros suyos (me encantaba la saga de los Malory!) pero hace tiempo que no leo nada suyo, la verdad es que me tengo que poner al día con sus novelas y ver que tiene de novedoso, una gran autora sin duda, me alegra que a ti te haya gustado tanto el libro :)

    Yo también te sigo así que nos leeremos a menudo, gracias por la reseña!
    Besos!

    ResponderEliminar
  13. Hola guapísima :)
    Creo recordar que leí el libro, madre mía que cabeza ni siquiera me acuerdo de él pero a medida que he leído tu reseña me sonaban algunas cosas jejeje. A mí la autora me gustaba hace años y lo cierto es que no he vuelto a leer nada de la autora.
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Me alegro que la hayas disfrutado, tengo pendiente a la autora.

    Besos

    ResponderEliminar
  15. Fue una de las autoras con las que comencé a leer romántica hace milenios, jejeje, reconozco que ahora no me apetece mucho volver a ella, pero fue grande! ;o)
    Me ha hecho ilusión tu comentario de que coincidimos en gustos :o)
    Besotes romanticotes.

    ResponderEliminar
  16. Hola!
    Uy, no hace años que leí este libro,bfff, jajaajaja, la verdad es que la literatura romántica era casi lo único que leía puesto que no había tantas novedades juveniles como ahora XD
    Besos!!

    ResponderEliminar