Reseña: Paraíso salvaje, de Johanna Lindsey

26 enero 2015

★★
+ Titulo original: Paradise wild
+ Autoconclusivo
Ella lo odió, lo desafió y le obligó a experimentar un deseo irrefrenable.
Los ardientes y calculadores ojos color esmeralda de Corinne estaban llamados a colmar los deseos de los hombres. Ella era la más espectacular belleza que se recordara en el Boston de los años dorados.
Ahora ella navega medio mundo, hasta Hawaii, para arruinar al hombre que le había causado tanto daño... el hombre que la había poseído, que la había saqueado, que la había abandonado y humillado.
Corinne odiaba a Jared tan intensamente como deseaba su pasión varonil y sensual. Y Jared ansiaba a Corinne, aunque ella lo obligaría a herirla nuevamente. El amor de ellos, tan violento, tan implacable, terminaría por destruirlos o por permitirles un completo abandono en el paraíso de las noches tropicales.

Siendo un niño, una desgracia marcó de por vida a Jared Burkett. Desde entonces ha estado reteniendo en su interior mucho odio y rencor, y se ha convertido en un hombre muy duro y estricto. Su mayor deseo, lo que más ansía, es vengarse de Samuel Barrows, el hombre que destruyó a su familia. Por ello, cuando por fin le es posible, viaja a Londres desde Hawái (donde nació y creció) para llevar a cabo su venganza, pero no todo le sale como tenía planeado. Las circunstancias lo llevan a modificar su plan; le hará daño a Samuel, su enemigo, haciéndoselo primero a su hija, Corinne. Pero la chica no es una simple damita sumisa y puritana que Jared pueda manejar como se le antoje.

Corinne es una mujer de armas tomar, preciosa, sin pelos en la lengua, muy orgullosa y mimada por su padre. Y adicta al juego de mesa además. De hecho, para poder seguir disfrutando de este vicio suyo, necesita de su herencia y para conseguirla o se casa o espera hasta cumplir los 21 años. La segunda opción realmente Corinne no la ve como una opción válida, así que solo le queda encontrar un hombre adecuado para ella, uno blandengue y débil, al que pueda manejar fácilmente y le deje total libertad para controlar sus bienes. De esta manera se hará con su fortuna y podrá gastársela felizmente en las mesas de juego. Cuando conoce a Jared, ve en él al marido perfecto. Sin embargo, ese hombre tan misterioso y atractivo no es lo lo que ella piensa que es. Se dará cuenta a la mañana siguiente de la boda, cuando él la ha repudiado públicamente y abandonado, lo que de verdad venía buscando... Y ahora es ella la que busca venganza.

Si bien es verdad que le tengo un cariño especial a Johanna Lindsey por ser de las primeras autoras de romántica con las que me inicié hace años en el género, llevaba sin leer nada de su pluma desde hacía cosa de un año o más. Y es que resulta que tras devorar tres o cuatros de sus libros seguidos, me saturé sobremanera y decidí tomarme un descanso de la autora. Un descanso que duraría hasta diciembre del año pasado, cuando decidí leer Esclava del deseo como bien sabéis. Pues bien. Cuando acabé con Esclava, el cuerpo me pedía leer algo más de Johanna. Y fue entonces cuando decidí aventurarme con Paraíso salvaje, una de sus primeras obras, la cual no está muy bien vista en la red por contener algunos detalles que se solían dar en la novela romántica de finales de los 70 y 80. Me refiero a violaciones y otras vejaciones sufridas por las protagonista de parte del prota (normalmente). Sin embargo, no os asustéis u os creéis prejuicios. Hay algo que siempre me digo como lectora; hay que conocer bien a un personaje, su historia, su pasado, su forma de pensar, el porqué actúa de esa manera. Con esta mentalidad, (casi) siempre llego a comprender a los protagonistas más oscuros, excéntricos y atormentados, y quizás adorarlos. En Paraíso salvaje nos encontramos con un personaje principal masculino tal cual, de los que hay que saber comprender para llegar a apreciarlos, aunque supongo que es una tarea complicada.

Corinne al principio es una joven caprichosa, malcriada desde niña e inmadura, pero cuando va en busca de Jared a Hawái, llena de odio y rabia, se encuentra en una situación de la que tiene que salir por su propio pie, y es entonces cuando se hace notable el cambio en ella. Madura, se hace fuerte e independiente. Se convierte en una mujer capaz de todo, de superar cualquier impedimento. Lo cierto es que la autora tiene muchas protagonistas con esta personalidad arrolladora y, qué queréis que os diga, me encantan. Jared, por su parte, es el típico hombretón duro, autoritario y arrogante. Con él he tenido una relación de amor-odio bastante palpable. Demasiado duro, jope, tanto con Corinne como con él mismo. Y juntos son un rompedero de cabeza constante; se quieren pero al no terminar de perdonarse, se hacen daño. Sus encuentros son muy apasionados, muy intensos. Es tanto el orgullo y tantos los malentendidos de por medio, que por una cosa u otra y aunque se necesiten, se hacen daño, sufren. He llegado a comprender dichas conductas. La de Jared hacia ella se me ha hecho más cruda en determinados momentos. Se me hacía difícil comprenderlo (aunque lo conseguía) y aún pensando que estaba de más que actuara así, me ha gustado su personaje. Y es que cuando ha llegado la hora de arrepentirse, de ponerse de rodillas delante de Corinne, llorar rogando perdón, ahí ha sido cuando mi corazón se ha hecho pequeño. Y bueno, ya os digo que soy de mentalidad abierta, por lo que no soy muy crítica con esa clase de acontecimientos (vejaciones y demás), sin embargo depende de cómo lo lleve la autora y Johanna ha sabido llevarlo todo a las mil maravillas, en mi opinión. Cualquier otra autora seguro que me impide seguir leyendo.

En definitiva, Paraíso salvaje de Johanna Lindsey es un clásico de la autora, donde nos trasporta del típico Londres con su alta sociedad y sus bailes, a una tierra muy exótica, calurosa y rodeada de mar; Hawái. Ha creado una historia de amor preciosa, con sus más y sus menos, pero desde luego, junto a sus protagonistas, digna de recordar. Una vez más Johanna ha logrado emocionarme y ha provocado que el corazón se me pusiera a mil por hora en múltiples ocasiones. Está claro que es un libro que te puede gustar más o menos, pero el sello, la esencia de la autora es indiscutible, por lo que si te gusta su pluma, seguro que disfrutas de Paraíso salvaje.

PD/ He puesto la portada de la reedición en inglés de la editorial HarperCollins del 2011 porque no he encontrado una en español de buena calidad, pero que conste que lo leí en nuestro idioma.

9 comentarios:

  1. Conozco a la autora, pero no conocía este libro o no recuerdo que lo conociera, de momento no lo leeré.
    Un beso <33

    ResponderEliminar
  2. Tengo super abandonada a esta autora, sí ya casi me da verguenza, pero es que me da un no sé qué que no te cuento

    Un besote

    ResponderEliminar
  3. Si es que a Johanna Lindsey hay que tenerla en los altares, hasta el libro más flojo que haya escrito merece la pena. Éste lo tengo en pendientes, como casi todo lo que ha escrito, pero acabará cayendo.
    Besotes y genial reseña!

    ResponderEliminar
  4. Hola guapa :)
    Me encanta esta autora, he leído ya muchos libros de ella, creo que el primer libro que leí de romántica fue de ella :)
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. No he leído nada esta autora, pero la verdad es que tiene muy buena pinta :)
    bss

    ResponderEliminar
  6. Corinne me parece un personaje tan evolutivo que creo que esta novela me va a gustar! Que sea tan mimada y que en Hawáis tenga que apañárselas por si sola me llama muy mucho. Ya sabes que está apuntado por tu culpa y que lo leeré por lo mismo.

    Un beso love!

    ResponderEliminar
  7. Hola!!
    Soy superfan de Johanna Lindsey desde que la descubrí demanos de Los Malory, este libro lo tengo pendiente aún.
    Buena reseña =D

    ღBesinosღ

    ResponderEliminar
  8. A la Lindsey le tengo yo unas ganas ya... Sólo he leído dos de ella, pero a los Malory hay que meterles mano! Besotes :)

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola guapa!
    pues lo tengo en mi colección de la autora arriba y sin leer, te puedes creer... Ahora que he leído esta reseña tuya, lo pondré en prioridad.
    Muchos besos

    ResponderEliminar