SOCIAL MEDIA

Reseña: Seducción, de Amanda Quick

20 marzo 2015

Seduction / Suma de letras, año 2000 / GOODREADS
Lo llamaban El Demonio y decían que jamás amaría a otra mujer. Ella aceptó el desafío.
Las gentes del lugar lo llamaban El Demonio, pues el sombrío y enigmático Julian, conde de Ravenwood, era un hombre de temperamento iracundo. Su primera esposa había muerto de modo misterioso, un hecho que no se olvidaba fácilmente. Había quienes sostenían que la bella lady Ravenwood se había ahogado en las turbias y oscuras aguas de la laguna. Otros implicaban directamente al conde, basándose en su carácter.
Ahora Sophy Dorring, una muchacha criada en el campo, está a punto de convertirse en la nueva esposa de Ravenwood, atraída por su fuerza masculina y por el brillo de deseo que ardía en sus ojos...
Julian, conde de Ravenwood, es viudo desde hace unos años. Su experiencia en ese matrimonio lo ha vuelto un ser terriblemente desconfiado, estricto, dominante, frío y resentido. Su deber ahora es encontrar una esposa que le dé un heredero, y asumir así sus obligaciones como conde de Ravenwood. Ve la opción perfecta en Sophy Dorring, quien se aleja totalmente en comportamiento y físico de la que fue su primera esposa. Sophy es una mujer ya de 23 años, inocente e inmadura en algunos aspectos pero muy inteligente y culta. Aún sin intentarlo, Sophy logrará descolocar a Julian en todos los sentidos, con su forma de ser tan natural, los pequeños detalles que la caracterizan y su afán por proteger a sus seres queridos.

Gracias a una de las personas más importante en mi vida, la que me inculcó el amor por los libros desde muy pequeña, descubrí en 2007, con unos trece años, la literatura romántica adulta. Por entonces aún no tenía libros propios del género ni posibilidad de comprarlos (que una tenía una edad algo dulce...), así que como todo quedaba en familia y precisamente había muchos donde escoger, se los "tomaba prestados" ( aún lo hago :P). Y fue un tiempo en que, tras la novedad y mi fascinación por tales historias, leía sin parar. Amanda Quick fue una de esas autoras que me tuvo apasionada hasta que terminé aborreciéndola. Pues sí, aborreciéndola. Me saturé. Comprendedme. Casi me leo toda su bibliografía en español hasta la fecha en menos de un mes. Normal que me hartara de ella. Así hasta hoy día, que incluso no recuerdo los títulos y casi nada de esos libros suyos que me bebía como si de agua se tratara. Una pena.

Estas navidades pasadas, la portada de este libro que vi en una librería de segunda mano, me pareció preciosa. Y aunque dudaba si ya lo había leído (ahora puedo decir que sí lo leí por entonces), me hice con él, con intención de reconciliarme con la autora. Y señoras y señores, así ha sido. ¡Vaya maravilla! Desde que comenzó el año no había dado con un libro que me absorbiera por completo hasta incluso no querer ni poder soltarlo, ni que me hiciera adorarlo desde el mismísimo principio. Y con esta joyita ha sucedido ♥. Y aunque, como os digo, lo leyera hace años, apenas recordaba solo unos detalles de la historia, así que ha sido como si lo estuviese leyendo por primera vez.

La relación entre Julian y Sophy es tan bonita, pasional y emotiva, que ambos me han llegado al corazón. Él tan atractivo, oscuro y dolido por el pasado, y a pesar de creerse muy seguro de sí mismo, de su fuerte carácter y de tener las cosas claras desde un primer momento cuando contrae matrimonio con Sophy, a su lado se convierte en un blandengue, por así decirlo. Llega un momento en que seguirá a su esposa sin rechistar, y es que podríamos decir que Sophy es la luz que Julian necesitaba en su vida; la luz que logrará sacarlo de la oscuridad y de todas esas inseguridades que lo rodea. Por lo que no puede evitar enamorarse de ella. Y justamente empieza a sentirse así por las peculiaridades de su esposa, unos detalles que la caracterizan y que la hacen tan especial. Porque aunque Sophy no posea una belleza deslumbrante y esté alejada de los cánones establecidos en la época, sus ojos turquesas y su aspecto algo descuidado (es decir: peinados o sombreros caídos, vestidos manchados o rotos, etc) son los detalles que la hacen tan atractiva y única.

Seducción es la primera novela de Amanda Quick bajo dicho seudónimo (tiene como seis o sietes seudónimos más). No podría calificarla como una joya del género, pero ha sido una historia poseedora de algunos de los ingredientes con los que más me gusta encontrarme y con los que más disfruto. Es de esos libros que se leen en un suspiro, de los que enganchan desde la primera página gracias a la magnífica y deliciosa pluma de su autora, quien plasma los sentimientos en el papel de forma exquisita.
No he podido reencontrarme con Amanda Quick de mejor manera, desde luego.

4 comentarios:

  1. Este verano me dio por comprarme muchos libros de la autora. Hace años, cuando empecé con la RA leí cosas suyas, pero luego la dejé de lado. Entre los títulos que me compré estaba este (¡bien por mí!), ahora solo me falta comenzar con ellos.


    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Pues no he leído nada de Amanda Quick, así que me la apunto!!
    Besotes!

    ResponderEliminar
  3. Solo he leído dos novelas de esta autora, las dos últimas que ha publicado y he echado en falta una relación romántica de más peso, habrá que leerse de sus antiguas novelas a ver si el tema está mejor

    Un besote

    ResponderEliminar
  4. Me has picado la curiosidad con el libro, además la portada me llama, jajaja.
    Tú te los habrás leído casi todos y yo no he leído nada suyo todavía!! ツ

    Besinos.

    ResponderEliminar