Reseña: Canción de amanecer de Karen Robards

21 abril 2015

★★
(Independiente)
Título original: Morning Song
Subgénero: Histórico
Editorial: Ediciones B, 2015
Él haría cualquier cosa para conquistar a la mujer que cambió su vida.
La indómita y salvaje Jessica Lindsay, de 18 años, es una joven que no resulta demasiado atractiva. Cuando el cazador de fortunas Stuart Edward llega a la ciudad, se dedica a cortejar a la rica y viuda madrastra de Jessica, con la que acaba casándose.
Después de unos días, las fricciones entre Stuart y Jessica se acentúan hasta que la situación se vuelve insoportable para él. Mientras tanto, descubre que la joven es una hermosa mujer y ella empieza a sentirse atraída por el villano. Jessica intenta escapar de esta pasión que se está gestando entre ellos, pero Stuart la persigue, deseoso por contribuir a la felicidad de esta joven que ha cambiado su vida y sin la cual él ya no puede vivir...
En esta ocasión no veo necesario el escribir esa especie de resumen incitante con los que suelo empezar mis reseñas. La propia sinopsis de hecho creo que cuenta lo suficiente para dejaros con la miel en la boca; es decir, con todas las ganas de leeros el libro en cuestión, en este caso Canción de amanecer de Karen Robards. Sin embargo, os hablaré un poco sin contar demasiado (¡espero!). Nuestro protagonista, Stuart, es un jugador profesional de cartas, un cazafortunas casi sin igual. Por ello y no por otra cosa, contrae matrimonio con la acaudalada madrastra de la protagonista, pero no puede evitar fijarse en esta última. Y es que resulta que Stuart ha vivido prácticamente toda su vida en penurias, en la misma calle, por lo que ahora, casi con treinta años, quiere un hogar propio, tierras y la riqueza que nunca tuvo. Y lo quiere por la vía fácil, claro. Pero no esperaba fijarse en la hijastra de su esposa. Ella, Jessie (o Jessica), por otro lado, es algo así como una Cenicienta. Se quedó huérfana de madre muy prematuramente y después el padre se casó con una señora muy, demasiado señoreada. Y cuando el padre desapareció, pues ésta le hizo la vida imposible a la pobre Jessie. Stuart aparece en su vida y prácticamente lo pone todo patas arriba. Se hace el amo del lugar y la cuida como nadie la ha cuidado jamás. Entre ellos empieza a nacer entonces la inevitable atracción.

Un libro totalmente descatalogado hasta ahora en nuestro país y que Ediciones B vuelve a reeditar para nuestro deleite y disfrute. Ha sido de hecho mi primera vez con la autora, y lo cierto es que he acabado con un buen sabor de boca. Me ha gustado su narrativa y eso es importante dado que en mi estantería física tengo otros 3 o 4 títulos más de ella pendientes. Su estilo es sencillo y cuidado. Y podríamos decir que Canción de amanecer es un clásico, puesto que está escrito en la época de los 80/90 y por lo tanto nos encontraremos con elementos ya tópicos de la novela romántica de esos años, como pueden ser una diferencia de edad considerable entre los protagonistas, la protagonista femenina virgen, muy joven e inocente, etc. Detalles que, a decir verdad, no tienen porqué ser estrictamente características propias de todas las obras de aquellos años, porque de hecho se siguen dando hoy día. Pero en aquella época si no había una novela con esos rasgos, raro. También (y aparte), hay otros elementos que me han parecido novedosos y sumamente interesantes en Canción de amanecer. La clara infidelidad por parte de él a su esposa y madrastra malvada de Jessie, y por ejemplo el hecho de que él mismo afirme estar enamorado de ella mucho antes de llegar al final. Detalles que le han otorgado frescura a la trama y que me han gustado mucho que se dieran.

En definitiva, Canción de amanecer es una novela muy bonita, amena, entretenida y tradicional. He podido leer por la red diferentes opiniones de lectoras y lo cierto es que muchas de ellas lo califican como una joya. Yo no llego a ese extremo en esta ocasión pero he de decir que me ha gustado mucho y que la he disfrutado en los pocos días que me ha durado. Desde luego ha sido una lectura entretenida, con ese aroma antiguo que tanto adoro y disfruto.

7 comentarios:

  1. Me suena muchísimo el libro. ¿Lo habré leído hace mil años?
    Karen Robards no es una autora que me apasione, aunque tengo varios títulos suyos. Igual me animo con este :)
    Por cierto, el fan-art es te ha quedado precioso.

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. No me gusta mucho esta autora. Leí un par de libros suyos con escenas que no me gusta leer en romántica y desde entonces que la taché de mi lista de lectura

    Un besote

    ResponderEliminar
  3. Ya lo tengo en la lista de pendientes, lo cierto es que te deja con toda la curiosidad, es un buen argumento. Y tu reseña es impecable, me dan ganas de empezarlo ahora mismo y dejar aparcado el que tengo entre manos jeje.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Creo que he leído algo de esta autora hace tiempo, aunque no recuerdo el título, este tiene buena pinta, pero tengo tantos pendientes...
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Hola, no he leído a la autora y esta novela me llama mucho!! Gracias por la reseña!!

    Besos!!

    ResponderEliminar
  6. Estoy leyendo ahora novelas de esa época y reconozco que me encantan. Me apunto ésta que no la conozco y me has picado mucho!!
    Besotes y gracias por la reseña!

    ResponderEliminar
  7. Me la acabo de apuntar en mi lista de pendientes (ya superamos la barrera de los 600 libros ¬¬). No he leído nada de la autora, pero tengo varios libros suyos en casa que no tardarán en ir cayendo.
    Un beso!

    ResponderEliminar